LOS DD.HH Y EL EMPRESARIO

Los DD.HH. como principal directriz en la consecución de un empresario que asuma el desarrollo sostenible como razón de vida


Por: Mgs. Oscar Raúl Salamanca P.


Atendiendo la invitación del Instituto de Gerencia Molecular, y meditando sobre su credo, me anclo en el criterio de que la calidad de vida en el planeta depende de las Empresas y en que la expansión de la Integridad Social constituye el fundamento del Desarrollo empresarial. Es, sin lugar a dudas, el desiderátum más importante, y por el cual empresarios y Grupos de Interés deben concentrar sus esfuerzos y persistir en su materialización de manera sistemática.


La Responsabilidad Social Empresarial, de cara al nuevo Modelo de Desarrollo, sugiere esquemas interesantes dignos de aprobación por todas las empresas del mundo. Derechos humanos; Empleo y relaciones laborales; Medio ambiente; Lucha contra la corrupción, el soborno y la extorsión; Intereses de los consumidores, constituyen buena parte de la Líneas Directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico -OCDE-, y que si son asumidas por una buena parte de las empresas en el mundo, sin duda alguna estaríamos dando un giro diametral en la consecución de un mundo mejor.


Asumir programas de Debida Diligencia en materia de Derechos Humanos es fundamental en el cumplimiento del Credo IGM, de los Grupos de Interés y de los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Comporta un cambio de cultura y la asunción de nuevos paradigmas que, entre otras cosas, haría a la Empresa más amigable con su entorno.





Los Principios Rectores Sobre las Empresas y los Derechos Humanos es un aporte de la humanidad para las Empresas, en cuyo marco de «proteger, respetar y reparar» las Empresas tienen la obligación de respetar los DD.HH de los Grupos de Interés, so pena de tener que responder, incluso penalmente, en virtud de la naturaleza, magnitud y alcance de la lesión.


Se trata de ser preventivos, de asumir un comportamiento ético en el ejercicio de la práctica empresarial, de comprender que las actividades de las empresas pueden, en determinado momento, perjudicar a trabajadores, vecinos, consumidores, competencia, acreedores, junta directiva y al propio Estado. Nadie está exento de ser sujeto pasivo por la actividad de una Empresa. Lo importante es que la misma sea previsiva y gestione sus propios riesgos.


Si tengo el privilegio de ser invitado nuevamente por IGM para continuar escribiendo en su portal, detallaré un poco más sobre cómo podemos implementar la Debida Diligencia en materia de Derechos Humanos en nuestras Empresas. Hasta entonces.


Abgoscarsalamanca75@gmail.com

El Dr. Salamanca Perez es Magister en Ciencias Política y posee una · Diplomatura en Resolución de Conflictos Laborales de la Universidad Bicentenario del Estado Aragua; con el Banco Interamericano de Desarrollo (edx) hizo el Curso de Administración Pública y Fiscal en la Universidad Nor-oriental Privada Gran Mariscal de Ayacucho en el 2015. Es Summa Cum Laude en Gerencia Tributaria Integral y se graduó con honores Cum Laude como abogado en el 2011.


Su experiencia laboral ha ido desde la gerencia de ventas y manejo de personal en empresas privadas y en la Coordinadora Democrática Venezuela, Asesor político en diversas campanas electorales en Venezuela; Asesor Laboral y de Recursos Humanos en empresas. Actualmente es asesor en DD.HH de la Embajada de Venezuela en Perú; Consultor Jurídico de C.V.G Internacional; Profesor de área de Debida diligencia en DD.HH y Compliance AL y AC; Profesor de Diplomado en Docencia Criminalistica. El Dr Salamanca ha escrito el libro “la Empresa y los Derechos Humanos, un aterrizaje necesario” y es un continuo Investigador en el área de Sostenibilidad Social.


Artículo aprobado 20 de marzo del 2021 por:

Comité de publicaciones

Dpto. de Documentación

División de Investigación y Desarrollo




52 views0 comments